sábado, 27 de septiembre de 2008

La manzana de Adam

El nuevo Adam no bebe ni fuma. El nuevo Adam me envía mensajes de texto, me manda correos de amor, me dice que me extraña, me mira a los ojos y me dice que me ama, agradece a Dios por la dicha de tenerme a su lado. El nuevo Adam sabe que jamás nos separaremos, porque Dios ha decidido nuestro destino incluso antes de conocernos, y ese es que estemos juntos. El nuevo Adam hace el amor como si fuera un ritual religioso de adoración física. El nuevo Adam camina conmigo de la mano, sonríe al verme porque soy la mujer de su vida ante sus ojos. El nuevo Adam es todo paz y todo calma, y sabe rescatarme cuando empiezo a perderme entre mis propias angustias.

El nuevo Adam jamás miraría a otras chicas, porque aprendió de su error y ha prometido ante mí y ante sí mismo que nunca volverá a lastimarme, ni así ni de ninguna otra manera. El nuevo Adam no vive para trabajar, trabaja para vivir y tiene metas claras. El nuevo Adam hace planes, sí, conmigo, y sueña, sí, también conmigo. El nuevo Adam mira niños e imagina que algún día tendremos unos propios que se parecerán a mí y a él. El nuevo Adam es respetuoso, cumple su palabra, no miente y siempre tiene buen humor. El nuevo Adam es la apoteosis manifiesta de la idealización femenina del hombre perfecto. Y yo lo jodí. Le di a morder la manzana.

Un día el nuevo Adam me mandó un mensaje de texto donde me llamaba "capullo de primavera" (?), y le dije que no era necesario que me dijera cosas así cada cinco segundos. Nunca más lo volvió a decir, salvo algún momento intensamente emocional.

Otro día nos cruzamos con un chico por la calle que nos pidió dinero, a mí me pareció un fumón y no se lo di, el nuevo Adam pensó que tal vez podría estar en apuros, así que le dije que no por ser religioso activo tendría que pensar como un iluso (auch!). La siguiente mendiga con la que nos cruzamos también se quedó con las manos vacías.

Y ayer viernes me fui a casa de mi jefa a celebrar su cumpleaños. No llevé a Adam, porque la verdad era una celebración a la cual solo asistiría gente de mi trabajo (y efectivamente así fue), y no me parecía dable llevar compañía. Acordamos vernos después de la reunión, pero esta se puso tan animada que decidí quedarme y mandarle un mensaje de texto prometiendo llamarlo luego. Cuando lo llamé no estaba de muy buen humor.

Hoy es sábado y no veré a Adam. Se va con sus amigos del trabajo porque es cumpleaños del gerente general y no me va a llevar. Supongo que está bien, me trae un poco de vuelta al Adam que conocía antes, supuestamente lo que yo quería. Pero por alguna razón, el nuevo Adam me estaba empezando a gustar.

13 muestras de empatía:

Relax dijo...

yo quisiera q mi enamorado sea como este nuevo Adam, bueno mi ex enamorado, en fin .. cuidate mucho.

reii dijo...

"El nuevo Adam jamás miraría a otras chicas".
No conosco al gran Adam, causante de tus recaídas sentimentales,
pero no creo que no mire
otras chicas.
Al menos en eso, minimamente
consumamos infidelidad.

x otro lado, pásala biennnnnn.n

Lil'Lo dijo...

Lo sé, reii. Todo el texto en sí es una especie de eufemismo, intentando no expresar de manera directa que el nuevo Adam en realidad me estaba aburriendo con tanta bondad.

=FNX= dijo...

Cuando terminas una relación, estás tan enfocado en dejar a esa persona atrás y seguir con tu vida que prácticamente le cierras la puerta en la cara cada vez que intenta retomar lo que había (bueno, al menos hablo por mí). En tu caso la puerta se abrió nuevamente, tal vez porque el amor es lo suficientemente fuerte como para trascender a la ruptura, o porque en el fondo Adam no está tan seguro de donde está parado, ni de que el cambio que ha dado sea la forma más justa de agradar a Dios... De cualquier forma piénsalo, Lo: si le das a morder de la manzana, podrías quedarte con el hombre sin que él se aleje de su nuevo estado religioso... Todo es cuestión de estrategia.
Saludos.

Renacuajo dijo...

A veces no sabemos aprovechar lo bueno que tenemos en nuestras manos, y esperamos a que se nos vaya para darnos cuenta de cuán bueno era... creo que ya te diste cuenta que el nuevo Adam era mejor que el Adam anterior, ese que te hizo llorar tanto, no lo alejes de ti!!!!!! Cariños, espero que les vaya bien, me gustó mucho tu blog y te voy a seguir.

Raulín Raulón... dijo...

Bueno, había que verlo en acción. Y puede que se esté ganando de vuelta su espacio.

Dennis Reyes dijo...

ay dam...cuando no tu flirtenado a las chicas..jaja provecho..
recuerda que hay una diferencia entre gusto y atraccion...besos

webero dijo...

Parece un Adam Reloaded, jeje, se nota que estar en metido lo de la religion ha cambiado su manera de ser y de comportarse, crees que sea solo una etapa, o es el cambio definitivo?

Lil'Lo dijo...

Para ser sincera, aún no me decido si quiero que sea solo una etapa o un cambio definitivo.

RAIDEM dijo...

tengo la misma pregunta que webero...sera una etapa o es definitivo?
Esto porque si el nuevo adam es tu "nuevo" amor, creo que debe ser un cambio definitivo porque si es una etapa volveras al inicio y eso es grave!!
A manera personal nunca crei en los cambios radicales, sino en mejoras en algunas rasgos de tu vida nada más!!

Nos leemos!

Lu dijo...

No manyo nada!!!!
Una persona puede cambiar asi de buenas primeras??? Y decir que lo hizo por DIOS? Osea, por DIos!

Ya entenderé.

Lu
Mamá de DOS chancletas

The_RaVen dijo...

mujeres quien las entiende, el viejo adam estaba mal, pero el nuevo adam te aburre, espero que las cosas vayan mejorando (asi parece en tus post mas nuevos)

pink_surfer dijo...

Jaaaaa jajaja
Rico me sabe q hayas jodido al nuevo Adam.
Esta bueno q sea sensible y todo lo q quiera, pero tampoco en un abrir y cerrar de ojos pretendera q veas paisajes donde cayo la bomba de iroshima!
Bien puestos tus pies nena , muaks*