viernes, 15 de febrero de 2008

¿Moriría por él?

Escuché a alguien decir que quien ama es capaz de dar la vida por la otra persona. Esa frase quedó rebotando en mi cabeza varios minutos. Me pregunté a mí misma: ¿daría la vida por Adam? Hay varias formas de dar la vida, supongo. Pero por alguna razón yo igualé dicha frase a "morir". Dar la vida... morir... ¿moriría por Adam?

Digamos que Adam tiene un corazón débil, y solo se salvará si consigue un donante compatible que sea capaz de donar el suyo en menos de 12 horas para poder realizarle un transplante de urgencia (Dios, estoy viendo demasiado Grey's Anatomy...) ¿moriría por Adam? Supongamos que Adam y yo estamos cruzando un callejón oscuro y de pronto un tipo con cara de pocos amigos se nos planta con un arma, y ante nuestra negativa de entregarle nuestras cosas nos apunta y tengo solo un par de segundos para decidir si me lanzo como escudo humano y salvo al amor de mi vida ¿moriría por Adam? Que tal si vamos en avión y caemos al mar, Adam está inconsciente pero respirando, y solo tenemos una toma de oxígeno, la mía, porque la suya está malograda, así que, o me salvo yo, o le doy oxígeno a Adam ¿moriría por él?

Ya sé que mis ejemplos son estúpidos, poco probables, y que las soluciones son múltiples en algunos casos antes que simplemente morir por él, pero mientras ese alguien que dijo la frasesita de dar la vida seguía hablando, yo planificaba mi gran pregunta idiota del día de los enamorados. Aguardé silenciosamente a que llegara el momento indicado y lo pregunté: Adam, crees que yo moriría por ti?

Adam me miró con cara de what the fuck. Obviamente mi pregunta era algo así como verificando si Adam era consciente de cuanto lo amaba y por lo tanto, de las cosas que haría por él. Pero, como siempre, las cosas sonaron mejor dentro de mi cabeza que una vez fuera de ella y saliendo por mi boca. Adam respondió con un seco: No sé, supongo que sí, pero no me gustaría.

Ahora, volvamos a que, según yo, el significado ulterior de mi pregunta era ¿sabes cuánto te amo, no? Por ende, la respuesta de Adam me sonó a chote. Mi cólera disfrazada de silencio resentido se convirtió poco a poco en dudas fuera de tiempo y cavilaciones incoherentes con respecto a mi señor enamorado. ¿No sabe que lo amo?!!!

Luego vino la explicación de ley: "No me interesaría que mueras por mí, no podría vivir luego sabiendo eso, yo entiendo de otra manera el que des la vida por mí: que vivas conmigo, que pases tu vida a mi lado, que me acompañes hasta hacernos viejitos, eso sería más bacán."

Arreglado el asunto nos fuimos a la playa, cenamos románticamente (pizza... pero fue perfecto!) y quebramos la ley que prohibe tener sexo en áreas públicas.

Feliz San Valentín.

1 muestras de empatía:

(*) nEsSa (*) dijo...

jajajaja, me da risa cuando adam no entiende, y en verdad, casi todos son así....

Morir por alguien........ alguna vez si estuve dispuesta a hacerlo.. ahora agredezco que no haya pasado...

Grey's Anatomy.. es lo máximo, nunk es demasiado... yo espero mi Mc Dreamy...