sábado, 12 de abril de 2008

You can kiss my ass!

Hablando en un sentido estrictamente físico, si hay algo que tengo bueno, modestia aparte, es mi trasero. Lo sé, lo he comprendido con los años, las miradas me lo han comprobado una y otra vez. Aunque la verdad aún no termino de comprender por qué. Nunca he pensado que mi trasero tenga algo especial, pero ya llegué a creer que sí, total... si las moscas vuelan alrededor de un pastel es por algo! Lo malo es que las moscas también vuelan alrededor de caca... Tener un trasero grande no siempre significa algo bueno.

Cuando le pregunto a Adam qué es lo que le gusta más de mí (y no crean que soy de las que preguntan eso a cada rato), siempre responde que es mi trasero. Entre sábanas es donde más se concentra, y tiene esa extraña afición a caminar detrás de mí ocasionalmente cuando vamos por la calle, y lanzarme algún piropo cochino mientras me mira con cara de pervertido justamente "ahí". Siempre he encontrado ese conjunto de atenciones hacia mi trasero halagadores, sobre todo viniendo de él. Y por muchas lógicas razones, las he encontrado ofensivas cuando han venido de cualquier otra persona. Cualquiera.

Como ayer cuando recibí un memo en el trabajo por utilizar pantalones "demasiado ajustados"... hey! es mi cuerpo, no tengo otro, el uniforme me queda así, que el memo vaya al pasado de listo que vino con la idea de hacerlo color beige. O como ese día en que un tipo me dio un palmazo en la nalga derecha mientras yo miraba la vitrina de una tienda... recuerdo con satisfacción ese día, y no porque un extraño me palmeara el trasero, sino porque pude encarnar a mi personaje de película favorito: Mallory Knox. Le di un puntapie en sus partes dignas borrándole la sonrisa de inmediato, lo golpeé en la cabeza con las manos hechas puño mientras se retorcía a medio cuerpo, y lo empujé al piso mientras lo miraba complacida ante los aplausos de quienes al principio me observaban con estupor... buajaja!! Agresiva, lo sé, pero me encantó. Casi-casi le grito: How sexy am I now, flirty boy?!! Lo recomiendo a todas las mujeres, no hay nada mejor para quitarse las molestias del síndrome pre-menstrual que sacarle la mugre a un mañoso.

Volviendo a lo bueno, recuerdo el primer piropo que Adam lanzó a mi trasero cuando teníamos la dulce edad de 16 años. Caminando de la universidad hacia mi casa (él detrás de mí, para variar), me puso la mano en las caderas y me dijo al oído: no mezas tanto la cuna que se despierta el niño... jajaja QUÉ TIERNO! Aunque suene sarcástico, en realidad lo recuerdo con dulzura y nostalgia... mi adorable acosador... ya cuanto tiempo ha pasado!

Por qué estoy escribiendo sobre mi trasero en este post? porque lo tengo y porque me provocó hacerlo. A quien le moleste: you can kiss my ass!

3 muestras de empatía:

Luisa dijo...

Hola Nena!! Encontre tu blog de casualida, lei el primer post y me parecio tan interesante que termine de leer todito...Narras de una manera muy especial todas las cosas que te pasan!!...Que historia de amor tan linda la que tienes...Diez años son diez años, y en muchos de tus post me vi reflejada en muchas cosas, tuve hasta hace poko una relacion de casi siete años, lastimosamente faltaron dos mesesitos para cumplirlos...Pero estar acompañada de una persona tanto tiempo y compartir tantas cosas, hace q te acostumbres a el y a todo lo que hacen juntos que es dificil pensar en q puedes estar sin el..es muy duro la verdad!! espero que nunka te pase y que todos tus planes con adams se cumplan...Estar enamorada es lo mejor quele puede pasar a una persona...Te seguire visitando...Kises

RAIDEM dijo...

jajaja gracioso post, me recordaste por un momento a mi ex enamorada, la cual su atributo más resaltante es su poto!!.. es más cuando la conoci un pata me dijo el mejor poto que he visti jajaja.

Bueno ayer me mando un correo me dijo que le han puesto como uno de los mejores traseros de su trabajo jajaja.

Nos leemos!

Raidem

webero dijo...

ja no molesta que scribas de tu trasero, me parece curioso, divertido y super creativo. Le da un toque picaro a tu blog. Saludos