domingo, 27 de septiembre de 2009

El motivo de mi ausencia

La vida tiene altos y bajos, cortos y largos, pasadizos emocionantes, salas de descanso, puertas y más puertas, ventanas, altillos, claraboyas... Vamos por la vida mirando a nuestro alrededor, deteniéndonos más en algunas zonas, pasando de largo otras, en algunas ni siquiera nos fijamos, a otras les prestamos más atención de la que deberíamos, y de pronto una siente que ya agarró camino, que las cosas están marchando de manera aburrida pero estable, que ya todo está dicho y ahora una puede disfrutar de la corriente que nos lleva... hasta que llega un doctor y te dice: "Estás enferma".

Nunca fui partidaria de tener secretos. Siempre todo se llega a saber, y generalmente las verdades se descubren en el peor momento. Aunque, si lo pensamos bien, sin importar cuándo sea, una verdad al descubierto siempre hará que el momento sea el peor. Sin embargo, le he encontrado los beneficios a mantener un secreto en los últimos días. No comprendía antes eso de no contar las cosas para que los demás no se preocupen, ahora lo entiendo y al 100%. Otro de los beneficios es que nadie te jode con la justificada preocupación constante, que en algún momento comienza a apestar a chisme cuando proviene de quien no tiene la menor razón para preocuparse por ti.

Estar enferma es un bodrio. No hacer lo que una siempre hace es lo más chocante en un inicio, y con el tiempo empiezas a descubrir que hay más y más cosas que tampoco puedes hacer, y empiezas a inventar excusas. Algo así como que no comes tal o cual cosa porque tienes gastritis. Ja! a estas alturas me han de alucinar como la tipa más pedorra del planeta.

Hoy pago el precio de una vida desordenada que empezó cuando cumplí quince. Lo recordaré la próxima vez que alguien diga que fumar es relajante. Sí, lo es, pero también mata. Adam piensa que lo único que le aqueja a mi hígado es estar agrandado (hepatomegalia) y una gastritis de la patada, así que no se preocupa mucho si me ve con náuseas. Quién diría... una escucha las historias, ve las campañas, los avisos publicitarios, pero jamás piensa que esté tan cerca. Tal vez me esté adelantando y debería esperar a la confirmación del doctor, pero de todas maneras, la palabra asusta. Cáncer...

Iré a terminar como Izzie Stevens? Ya se viene la nueva temporada...

No suelo pensar mucho en la muerte, pero si todos vamos a morir, sería bacán poder elegir cómo... salvando a alguien, así me gustaría morir.

3 muestras de empatía:

ELES dijo...

Mejor esperarse a la confirmación, no podemos plantearnos cosas sin estar seguros. De todos modos, confiemos que no es cancer. Pero sobre todas las cosas "FE"
SALUDOS

' мultiple dijo...

Morir salvando a alguien.. el simple hecho de morir ya aterra.. pero es solo un proceso de la vida.. al igual que nacer.. (un poco paradojico no crees)
Igual hay que vivir la vida a gussto.. que solo tenemos una,, (Segun) y se pasa rapidito..
Pasando al otro tema.. como dijieron antes.. hay que esperar a los resultados..

Enkriptada dijo...

Caramba Lo, que mala noticia que estes enfermita. Pero a cuidarse y ver todo con mas optimismo. La vida es jodida y sin sentido pero....