miércoles, 8 de abril de 2009

¿Por qué?

Siempre se habla de sentimientos encontrados y confusión emocional, pero recién en los últimos días he aprendido el significado de ambos. He llorado ríos durante horas para luego sentarme muda a ver TV mientras me como un sandwich, me he afligido mientras tocaba mi vientre vacío para luego escuchar con atención los chistes de Adam, he torturado a mi corazón escuchando Slipped Away de Avril Lavigne para luego concentrarme en la lectura de alguno de mis blogs favoritos. Más de una vez mientras las lágrimas corrían por mi rostro, empezaba a pensar que quizás no era para tanto y debía ya empezar el proceso de sanación y olvido. Más de una vez mientras me distraía con algo en particular, me detenía para pensar que quizás debería estar más triste y menos indiferente a lo que me acababa de ocurrir. Es difícil sentirse de lo peor y no saber como lidiar con ello.

Sin embargo hay algo que ambos altibajos emocionales tienen, y es el inquisitivo por qué. ¿Por qué me sucedió esto? ¿Por qué a mí? ¿Por qué a nosotros? ¿Por qué ahora? ¿Por qué así, tan pronto? ¿Qué pasó? ¿Qué hice mal? ¿Qué pude haber hecho para mejorarlo, rescatarlo, no perderlo? ¿Por qué merezco que me pase algo de esta magnitud? ¿No me ha pasado suficiente ya?

Dicen que Dios nos da una cruz tan grande como podamos cargarla... pues ciertamente Él espera mucho de mí. Estos doce meses han sido para el olvido, desde mayo del año pasado hasta este horrible abril. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

Alguien dirá que es lo mejor, que no era la hora, que todo pasa por algo. Pero las palabras resbalan como agua en este momento, no hay nada que me haga sentir mejor ni peor, pues estoy en un estado en el que solo el tiempo puede cambiar lo que estoy sintiendo. Esta fue mi cruz este año, esto es lo que deberé ahora aprender a superar. Y sigo preguntándome una y otra vez... ¿por qué?

¿Qué debo hacer ahora? ¿Pretender que nunca pasó? ¿Que nunca hubo nadie en mi vientre? ¿Que nunca nadie estuvo destinado a llamarme mamá? Solo me queda esperar... Han pasado cinco días en los que no he trabajado, he sangrado, he llorado, y he permanecido en estado estático impensante y medio vegetativo en un doloroso intento por no sentir nada. Pero las lágrimas siempre llegan.

Miro a Adam y sus ojos de impotencia, de no saber qué hacer o qué decirme, de quizás estar un poco harto, un poco cansado, un poco con ganas de ya seguir adelante. Y quiero hacerlo, no quiero convertirme en esas mujeres que se vuelven una carga emocional para cualquiera que tengan cerca, pero es tan, tan difícil. Este es el tipo de cosas para el cual una nunca está preparada.

Ya le iba a cambiar el color al blog, le iba a poner flores, osos, pajaritos, chupones, iba a abrir una nueva temporada... pero algo me dijo espera, no te apures, espera. Y pasó lo que pasó. Es un dolor que solo siendo mujer se puede entender, y aún así, solo pasando por ello se puede llegar a comprender por completo. Es físico, es mental, es corazón roto, es ilusión perdida, es sueño destrozado, es cada contracción recordándote que hubo algo que pudo ser y que ahora no es nada, es cada gota de sangre haciéndote imaginar lo que estuvo dentro de ti y que hasta nombre tenía. Es un via crucis personal, caer no tres sino solo una vez sin poder levantarte, sin que nadie te ayude, sin que nadie te limpie el rostro, sin que nadie llore por ti. Es un clavo en el pecho, es una espada en el vientre. Es un sufrimiento dificil de describir.

Gracias a todos por su empatía, el cariño se siente. Y si hay alguien ahí afuera que ha pasado por esto, dígame por favor, cómo hago para ya no sentirme así.

5 muestras de empatía:

Janet dijo...

Pero la gente que te lee está ofreciéndote su mano para ayudarte a levantarte... Adam, está ahí también...
Dicen que el llanto ayuda a cerrar las heridas, lo único que debes proponerte es un "hasta aquí lloraré"... fácil es decirlo... Ese fue el consejo que me dio una vez una psicóloga por un asunto personal.
Es normal que llores, lo contrario sería raro. Toma las cosas con calma.

Un fuerte abrazo...

(*) nEsSa (*) dijo...

me gustaría decirte que pasa, pero no es así... no es tan fácil, aprendes a vivir con ello, a no pensar tanto, a olvidar los 'si hubiera.. ' ..... con el tiempo te acostumbras a q ya no estás tan acompañada.. algunos días son peores que otros........... pero todo mejorara......eventualmente.......

=FNX= dijo...

Hay una canción muy bonita que traducida dice algo así como "mañana me iré de viaje y me llevaré tu presencia, para que nunca sea de ida, siempre de vuelta" (Il regalo piú grande, Tiziano Ferro). Significa algo así como que los recuerdos deben atraernos a la mente lo bonito y no lo desagradable de las situaciones que vivimos, más en casos como el tuyo.

Fuerza querida Lo, que el dolor no existe! Estara en tu corazon en la medida que te aferres al recuerdo, en la medida en la que vivas en función a lo ocurrido... Un hombre no tiene palabras para hablar de esto, pero si para dar aliento, igual que manos para ofrecer su ayuda, brazos para darte calor. Pasará, como todo lo bueno y lo malo, esto también va a pasar.

=FNX=

Anónimo dijo...

Soy la que se ha pegado con tu blog, y que te dijo que bocadelcielo es medio karmosa, es que sus comments son un toque rudos. Como sea.

Yo tuve un aborto también, pero preconcebido, tenia 17 años, yo una chibola dominada, el papa un pastrulo mantenido... nada justifica, de hecho.
Pero en todo caso siento el dolor, de esa gran perdida, de algo muy tuyo.
Nada puedes hacer lamentablemente, lo mejor, es el tiempo, esperar que corran los dias, los meses, asi se irá la pena, matar el tiempo. apoyarte con Adam... solo deja q pasen los dias, paciencia ante todo. de hecho que se ira esa pena con un proximo embarazo, porque no??? si puedes asumirlo maduramente, porque no?? todo sigue... asi que a seguir caminando. un beso.

Desire dijo...

Tiempo quizás, no hay receta que alivie tu dolor, sólo te digo que debes seguir pa´lante.
Poco a poco, trata de sonreír cada día, por tí y por la gente que te quiere.
Saludos, buen blog.!!!