viernes, 13 de febrero de 2009

Guía para aspirantes a cachudas

Diez pasos para hacer que te saquen la vuelta sin enterarte
  1. Peléate todo el tiempo. Critícale todo: si llega tarde, si llega muy temprano, si no te llama, si te llama todo el tiempo, si trabaja demasiado, si es un vago... no le des chance para quedar bien contigo.

  2. Aléjalo de sus amigos. Si te dice que va a salir con ellos, pon el grito en el cielo hasta que se quede contigo. Ponle mil excusas, las mejores que puedan salir de tu cabeza: que sus amigos son unos mongos, que sus amigos son unos pendejos, que sus amigos no te pasan, que sus amigos quieren contigo. Todo vale.

  3. Célalo siempre. Hasta con su madre. Cuando lo veas conversando con una chica, ponle cara de poto hasta que se dé cuenta de que debe volver a tu lado. Cuando lo veas saludar a una chica, pregúntale quién es y por qué no te la presenta. Cuando lo veas mirar a una chica, dile que es un mañoso. Y si te critica tus celos, dile que es porque lo amas hasta que se la crea.

  4. Tenlo siempre cerca, como perrito. Y si se deja, ponle una correa. Si tiene una fiesta, que te lleve. Si tiene una reunión con sus patas, que te lleve. Si es el cumple de su jefe, que te lleve. Y si no te lleva, arma la grande. De la misma manera, llévalo contigo a todas partes. Invítalo a cada fiesta que haya en tu casa, en tu chamba, con tus amigas, incluso si la pega de desubicado ahí. Y si no quiere ir, arma la grande. Absórvelo. Presiónalo.

  5. Sácale la vuelta tu primero. Pero muestra arrepentimiento para que no se lo tome tan mal. Que sepa que lo quieres, pero que te sentiste sola, quisiste algo nuevo, fue un error, bla bla bla. Esta opción es infalible.

  6. Cuéntale a todas tus amigas lo hasta las huevas que es como enamorado. Y si puedes, dales paso libre para que lo critiquen también. Y si es en su cara, mejor. Cuéntaselo también a tus viejos. Si tienes contacto con sus amigos, cuéntales a ellos también. Es más, abre un blog y cuéntaselo a todos. Bájale la moral social lo más que puedas.

  7. Cuando se peleen, que sea con fuegos artificiales y todo. Así sea porque no quizo ver la película que tú querías en el cine. Grita, patalea, reparte manazos, tírale la cartera... sé creativa. No recomiendo una patada en los huevos, lo dejaría inhabilitado para el posterior sexo de reconciliación. Y con esto voy también a que la bipolaridad en ti es importante: cuando estés contenta sé la novia más tierna, enamorada y entregada del mundo, pero cuando te molestes, se la perra más conflictiva en la faz de la Tierra.

  8. No lo escuches. Si te quiere decir algo, algún problema que tiene contigo, no lo dejes hablar, cállalo de inmediato. Dile que no empiece con sus jodas, que si se quiere quejar que mejor piense primero en las cosas que él también hace, como respirar demasiado cuando duerme.

  9. Recíbelo siempre con quejas y más quejas. Nunca le digas las cosas buenas que tiene. La meta es bajarle el autoestima lo más que se pueda, hacerlo sentir como caca, que no te impresiona para nada, que te tiene cansada, harta, que te llega a la punta del clit.

  10. Y por último, recuerda: todo siempre debe ser y hacerse a tu manera. El no tiene voz ni voto para nada. La única que puede tomar decisiones eres tú, y él no puede ni opinar. Que te tenga miedo, que sepa que la jefa eres tú.

Todo esto lo aprendí en la primera sesión de terapia a la que asistí con Adam. Ahora resulta que fui culpable y sin saberlo. Chévere, no?

10 muestras de empatía:

The_RaVen dijo...

cuanto le pago tu partner al terapeuta por esa sesion???
facil q le dio un extra, jajaja

cuando hay un problema en una pareja el problema es por causa de los dos.

Siempre te leo aunque ya casi no te comento por que hay cosas en las que uno debe permanecer al margen, pero esto ya fue demasiado

Relax dijo...

opino lo mismo, y una sugerencias: cambien de terapeuta.

Carolina dijo...

Y los problemas de el? Todo lo que has mencionado ahi es causa probable para un rompimiento, pero no para sacar la vuelta. Eso es lo que yo opino al menos. Tu terapeuta esta parcializado.

Lil'Lo dijo...

Estoy de acuerdo con todos ustedes, al parecer Adam le cayó bien a la terapeuta esa.

Anónimo dijo...

Comenze a leer tu blog hace dos meses y me gusto mucho, lo que pusiste en esta entrada me identifico mucho, quizas tu seas asi pero creo q el no debe ser el señor perfecto, un poco de responsabilidad por parte de adam debe haber no? A veces lo que uno lee no es tan asi en la realidad. No creo que seas tan manipuladora como nos quiere mostrar el escrito. Espero que en la proxima traten las dificultades de el. Cuidate.
Lole

(*) nEsSa (*) dijo...

Es mujer y ta de su lado.. si fuera hombre tambien lo estaría... en verdad si todo es tan culpa tuya y tú y tú y tú... y se va a escudar de eso para justificarse... yo que tú... lo golpeo un poco.. y a la terapista también...

BocaDelcielo dijo...

mmmhhh... al leer esto me acabo de acordar de ciertas personas en mi vida.

Cambien de terapeuta!

LF dijo...

Rayosss!!!!!!... ya me sacaron la vuelta y yo ni enterado. :(

Sky dijo...

OMG osea q somos las culpables de todo? Xq te digo, la mayoria de las mujeres tenemos cuando minimo 2 d esa lista de cualidades... Y él q?

Daniel dijo...

a mi se me da que tambien has exagerado en la publicacion de esta entrada. Puede que seas culpable o que tengas gran parte de la culpa, pero, una vez mas, al publicar a esto dices "odien a Adam" yo soy la "mala" y el no hizo nada, entonces todos empiezan a arponearlo, que lindo no?