miércoles, 25 de febrero de 2009

Bella durmiente muere por sobredosis de Valium

Anoche tuve una pesadilla, la misma que he tenido tantas veces. Estaba yo en mi cama, despierta, sin poderme mover. Con los ojos abiertos podía ver mi habitación, borrosa, oscura, con una única luz proveniente del televisor prendido, al cual no podía escuchar. Sólo oía gruñidos, ruidos extraños, como susurros lúgubres tratando de asustarme. Y en el pecho sentía una presión fuerte, como si tuviera algo pesado encima. Quería gritar, quería saltar de la cama, quería llamar a Adam. Pero ningún sonido salía de mi boca, la cual abría inútilmente. Estuve así durante largos minutos, durante los cuales recé y maldije mentalmente. Recé pidiendo ayuda, y maldije a lo que creí que me atacaba mientras le gritaba "fuera de aquí" en mis pensamientos. Cuando finalmente pude "liberarme", di un salto y permanecí sentada sobre mi cama con miedo a dormirme otra vez. Hasta que el sueño me venció y amanecí en una mañana lluviosa pero tranquila.

Para quienes no lo saben, este es un típico episodio de parálisis del sueño, el cual he tenido desde la adolescencia pero durante años no lo había vuelto a padecer. Verán, nuestro cerebro tiene la normal función de paralizar nuestro cuerpo mientras estamos durmiendo, a fin de que no escenifiquemos nuestros sueños en estado inconsciente (lo cual no funciona, por ejemplo, en los sonámbulos). Y sucede a veces que bajo ciertas circunstancias, la persona puede entrar a un estado consciente mientras su cuerpo aún está paralizado, ante lo cual experimenta las alucinaciones visuales y auditivas, y la sensación de inmovilidad que relaté. Dichas circunstancias pueden ser la ingesta de ciertos medicamentos, o el lamentablemente famoso stress.

O tal vez, como creen en algunas culturas ancestrales, se me estaba tratando de meter un muerto (no sé ustedes, pero yo prefiero la explicación científica).

Sí, estoy estresada. Estoy harta, estoy cansada. Estoy metida en una situación de la cual no sé cómo salir. Se me va el verano y no disfruté la playa. Se me fueron las vacaciones y me las pasé llorando encerrada en casa. Se me irá la vida y seguiré preguntándome en qué momento se jodió todo. ¿Es tan difícil empezar de cero y pretender que nunca nada pasó?

Nunca se deterioró la relación, nunca le fui infiel a Adam ni el me fue infiel a mí. Nunca me enteré de nada, nunca nada me dolió. Nunca nos peleamos, nunca terminamos. Nunca nos pusimos en plan de guerra, nunca quedamos públicamente en ridículo ni hicimos alguna escena. Nunca nos alejamos, nunca llegamos a pensar que no damos para más. Nunca asistimos a terapia, nunca nos rendimos. Nunca lloré por ya no saber qué hacer. Nunca tuve pesadillas ni contemplé la posibilidad de dormir eternamente a pesar de ellas.

4 muestras de empatía:

Relax dijo...

pucha Lo, por lo q cuentas debes estar super cansada, cansada de sentirte asi y q ver como todo se mueve a tu alrededor y tu sigu8es alli igual o quizas un poco mas triste.

Animos sip?, la vida es una y ya es hora de ser felices (me incluyo en eso, yo tbn decidi ser feliz)

Anónimo dijo...

hola estaba buscando paginas sobre la paralisis del sueño y di con la tuya que en realidad no tiene nada que ver salvo por este post. sabes yo tambien he sufrido de eso por mucho tiempo y la verdad que si es horrible. me consuela un poco saber que no soy la unica. un beso.

NinaSky

Sky dijo...

Ay nena, me da pena xq leerte me transmite ese sentimiento de impotencia-stress q muchas veces voy cargando, y q hace de mi vida un caminar x inercia.

Espero encuentres salida para q puedas ver brillal el sol y sonreir despreocupada. Cuesta pero se q la hay.

Cayetana dijo...

Hola Lo, la estás pasando mal y me preocupa que todo esto te ocasione una depresión, que te enfermes del alma que es más doloroso que cualquier mal físico.
Lamentablemente todo lo que relatas al final de tu post ha sucedido, tú mejor que nosotros tus lectores sabes cómo va tu relación y yo te aconsejo una vez más que te des un tiempo. Tienes que perdonar a Adam, no para que la relación marche bien (porque probablemente decidas que lo de ustedes no va más), sino porque no es bueno para ti tener rencores y resentimientos. Perdónalo a él y perdónate a ti misma, es algo que tienes que hacer a solas, comprenderlo a solas. Verás que todo empezará a fluir dentro de tu corazón y regresará la paz en tu alma. Claro, esto toma tiempo, pero debes ser constante.
Cuidate.
Cayetana.