domingo, 4 de enero de 2009

La chica mala

Después de haber pasado un año nuevo del infierno en Punta Sal y retornar a mi casa totalmente afligida, acongojada, triste, y para nada bronceada, me di cuenta de algo - y honestamente espero estar en lo cierto y finalmente haber hecho un buen descubrimiento que me ayude a resolver en algo las cosas entre Adam y yo, y no que sea un simple "mea culpa" a fin de evitar tantos roches: muchos de los problemas que existen en mi relación con Adam son MI CULPA.

Antes de que salten a defenderme de mí misma (y gracias por el intento), permítanme aclarar: no estoy diciendo que Adam sea un santo, ni me estoy echando la culpa de toooooodas las broncas que tuvimos el año pasado. Simplemente que ya saben como es cuando dan las 12 del 31 de diciembre... una hace un inevitable resumen mental del año que se acabó y promesas que probablemente olvide cumplir. Y bueno, mi resumen fue deprimente, y hasta cierto punto avivó rencores que no pude dejar de lado y me cagaron totalmente la noche... qué digo la noche, el fin de semana!

Fue entonces... bueno, no entonces, mas bien al día siguiente, cuando noté que si bien el origen de los problemas usualmente son culpa de Adam, la extensión de los mismos suelen ser culpa mía. Es decir, cuando algo jode, JODE, pero realmente vale la pena que joda por más tiempo del necesario? esos rencores que se extienden por temporadas enteras verdaderamente caben en la lógica de pareja? NO!

Después de todo, Adam no es de piedra. Un reclamo bien reclamado quedará en su mente invitando a la meditación. Un reclamo, y después otro, y luego otro, y otro, y otro, y otro lo único que invitarán es al hartazgo y al posterior "necesitamos darnos un tiempo", que es algo así como "me tienes cansado con tanta mierda así que me voy a tomar unas vacaciones hasta que te extrañe lo suficiente como para olvidarme de lo jodida que eres y regresar contigo". Auch.

En un último intento de apoyar mi recién adquirido nuevo punto de vista, he aquí algunos datos de mi fin de semana del demonio:

- Días molesta porque Adam me celó con un amigo gay: 2
- Días molesta porque recordé mis desventuras junto a Adam el año pasado: 2
- Días molesta porque Adam pretendió irse a la playa con más gente, dejándome sola en el bungalow: 1
- Días molesta porque Adam no agradeció por haberlo cuidado mientras estaba enfermo: 1
- Días molesta porque me pareció escuchar que Adam le decía a un amigo suyo que nuestra relación es complicada: 1

Tomando en cuenta que solo estuve cuatro días en la playa, hagan ustedes las intersecciones. Sinceramente desperdicio demasiada energía quejándome y enojándome. Y cuando Adam me lo dijo una vez no le creí! me sonó a floro para escapar del paso, qué esperaban?

Y no solo exagero en los tiempos... exagero en los eventos! algo así como que cuando me siento hasta las huevas porque me he peleado con Adam, y de pronto necesito hablar con alguien para desahogarme o que sé yo, me doy cuenta de que aquello que me molestó en realidad no fue para tanto, y termino agregando frases, palabras, actitudes, etc, a lo que sea que hizo Adam para no quedar como la idiota neurótica exagerada que en realidad soy (no, nunca lo he hecho en este blog, acá sí soy neurótica con confianza).

Ahora sí, fusílenme.

2 muestras de empatía:

Carolina dijo...

hola
no entiendo... ¿como que "te celó con un amigo gay"?

Lil'Lo dijo...

Hola Carolina, sucede que un amigo (que, dicho sea de paso, es gay) vino de Estados Unidos a visitar a su familia por Navidad, y de paso a visitarme a mí. Habíamos quedado en salir a cenar y tomar unos tragos, pero Adam se molestó y nuestros planes quedaron en cero. De nada sirvió explicarle que mi amigo es gay orgullosamente declarado, con lo cual se debía entender que no quería nada conmigo debido a ese pequeño detalle de que soy mujer y no tengo pene. Supongo que deberemos planear algo en secreto, lo cual no me gusta, pero ni modo.